julio 21, 2024

ET el extraterrestre (1982), dirigida por Steven Spielberg, es sin duda una de las películas de ciencia ficción más influyentes y queridas jamás realizadas. Reunió a familias y aficionados a los extraterrestres en una experiencia única a principios de la década de 1980. compositor de renombre Juan Williams, socio creativo de Spielberg desde hace mucho tiempo, escribió la banda sonora de la película, que le valió su cuarto Oscar. Sin embargo, a pesar de su gran respeto por la película, según un informe de IndieWireWilliams aún se mostraba escéptico acerca de si ciertas escenas eran totalmente precisas científicamente o no y, de hecho, consultó a la NASA para responder a sus preguntas más inquietantes.

Williams se sentó recientemente con su amigo Spielberg en un evento de la American Cinematheque llamado «Spielberg/Williams: 50 Years of Music and Movies» para discutir los aspectos más destacados de su relación profesional en el set de filmación. De todas las películas en las que trabajaron juntos, Williams reveló que hora del Este era, de hecho, su favorito personal del grupo, con la epopeya de la Segunda Guerra Mundial Salvando al soldado Ryan (1998) un segundo cercano.

Para aquellos que aún no se han sentado a verlo, la premisa de hora del Este gira en torno a un joven llamado Elliot que encuentra y se hace amigo de un extraterrestre (más tarde apodado «ET») que misteriosamente se queda atrás en la Tierra. Bajo la amenaza del gobierno que quiere capturar y «estudiar» a ET para sus propios fines, Elliot y sus amigos trabajan juntos para ayudar a ET a encontrar el camino de regreso a casa.

La película produjo al menos una de las frases ingeniosas más infames de la historia del cine (p. ej., «ET llama a casa»), así como una de las escenas más memorables. De hecho, una escena se volvió tan icónica que luego se usó como fondo gráfico para el logotipo de la compañía Amblin Entertainment. Amblin Entertainment fue fundada por Spielberg en 1980. Sin embargo, dicha escena fue en realidad la que Williams disputó por su improbabilidad científica.

“La velocidad de las bicicletas que se elevan sobre la luna… eso siempre me ha molestado un poco, especialmente cuando la conduzco. Siempre estoy pensando para mí mismo, ¿cuál es la velocidad de escape? ¿Qué tan rápido tienes que ser capaz de levantarlo fuera de la gravedad? Nunca supe qué era eso, pero estaba en mi mente”.

Para finalmente obtener su respuesta, Williams aprovechó la oportunidad cuando la NASA le otorgó la Medalla al Logro Público Excepcional el año pasado después de una actuación. Consultó al astronauta que le entregó el premio por esa escena.

“El hombre que me lo presentó era un astronauta, y en un momento de tranquilidad le dije: ‘¿Qué es la velocidad de escape?’ Y él dijo: ‘Son 17,500 millas por hora. Lo que sucede es que te subes a una nave espacial y tardas ocho minutos en pasar de cero a 17 500 millas por hora’… Él dijo: ‘Durante ocho minutos estamos en la cabina, estamos temblando como locos, es ensordecedor y desorientador. Entonces finalmente te levantas, llegas a 17,5, y de repente todo se detiene y no hay gravedad y todo está en completo silencio. Dijo que tenemos un minuto de silencio antes de comenzar nuestros procedimientos una vez que rompamos con la gravedad. Y miramos la Tierra y jugamos ‘Star Wars'».

El impacto eterno de ET en las audiencias cinematográficas

hora del Este Imágenes universales

hora del Este fue un éxito de taquilla desde el momento en que llegó a los cines en 1982. Cautivó tanto al público como a la crítica y rápidamente superó Guerra de las Galaxiassu principal competencia en el género de ciencia ficción, será la película más taquillera de todos los tiempos durante once años hasta la próxima película de Spielberg, Parque jurásico, la superó en 1993. La película ganó cuatro premios Oscar, incluido uno por la banda sonora de William, y desde entonces se ha vuelto a estrenar en los cines en numerosas ocasiones con motivo de varios aniversarios. También fue incluido en el Registro Nacional de Cine de la Biblioteca del Congreso, un honor de gran prestigio que considera que una película es «cultural, histórica o estéticamente significativa».

A pesar de los otros cambios y giros que ha tenido la ciencia ficción en los últimos años, algunos monumentales y otros cuestionables, ET nunca se ha tambaleado de su pedestal como el pináculo de la cinematografía y su mensaje atemporal de ser siempre curioso acerca de las maravillas entre las estrellas y cómo la noción de un extraterrestre en la Tierra no siempre es una amenaza.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *